EL TABACO AFECTA LA FERTILIDAD

Es de conocimiento público que fumar es dañino para el organismo, pues acarrear una serie de efectos adversos para nuestra salud. Dentro de esta lógica, ¿También podría incidir desfavorablemente en la fertilidad tanto de femenina como masculina? La respuesta es sí, debido a que el tabaco altera los niveles hormonales y afecta directamente la calidad de ovocitos, disminuyendo la fertilidad.

Además, influye negativamente sobre la calidad embrionaria, aumentando así las anomalías cromosómicas; en otras palabras, la viabilidad de un embarazo inicial se ve reducida. Las mujeres en edad reproductiva que fuman representan el 30%, cifra alarmante. En el caso de los hombres, estos presentan el mismo problema, ya que su calidad de esperma estaría  alterada. El ADN del espermatozoide podría fragmentarse, provocando lesiones en el material genético del espermatozoide que reducirían la tasa de fecundación e implantación y reducirían la calidad embrionaria por lo que podrían generarse varios abortos espontáneos o pérdidas recurrentes.

Ahora bien, es relevante precisar detalladamente cuáles son las consecuencias que traería consigo el tabaco en los diversos procedimientos de reproducción asistida que toman hombres y mujeres de manera independiente o las parejas. Las técnicas de reproducción asistida, se verían afectadas cuando se trata de una paciente con el hábito de fumar, porque durante su tratamiento de estimulación ovárica, podría necesitar mayor dosis de gonadotropina. No obstante, disminuiría considerablemente las posibilidades de que los embriones transferidos se implanten finalmente en el útero. Todo ello implicaría un aumento del índice de fracasos en las técnicas de reproducción asistida.

De lograrse el embarazo, los riesgos de complicaciones para ella y el feto serían altos. Estos son algunos de los escenarios posibles que podrían presentarse: Aborto espontáneo, Embarazo extrauterino, Placenta previa, Parto prematuro, Muerte fetal, Neonato bajo en peso, Riesgo de muerte súbita del lactante y Propensión en el neonato a padecer asma, alergias, infecciones respiratorias y de oído, entre otros.

Dejar de fumar puede resultar algo muy difícil de lograr, pero será necesario hacerlo durante el tiempo que se intente concebir, ya que ayudaría eficazmente a no disminuir las posibilidades de fertilidad. Procurar siempre tanto el hombre como la mujer mantener un estilo de vida saludable, sobre todo en esta etapa difícil que nos ha tocado vivir por la pandemia Covid-19 – coronavirus-,  generará el escenario más óptimo para tener un embarazo adecuado, pues no perjudicaría al neonato, o incluso la fertilidad de este. En ese sentido, los expertos en fertilidad recomiendan la suspensión total del consumo de tabaco para lograr un embarazo o empezar cualquier tratamiento de fertilidad, debido a que como se resaltó en un inicio las mujeres que consumen tabaco suelen tener peor calidad ovocitaria y embrionaria e influye negativamente, del mismo modo, sobre la calidad del esperma en el hombre.

Una buena salud general es esencial para lograr un adecuado embarazo; por tanto, mantener buenos hábitos como una alimentación sana, hacer ejercicio de forma regular, dejar de fumar, el alcohol y evitar las situaciones de estrés favorece a que el estado mental y físico de la madre sea el más propicio para concebir. La situación emocional de la madre repercute en el momento de la concepción, así como en la formación del embrión y durante el resto del embarazo.

Porque nada nos detendrá para cumplir tu sueño, el camino a ser mamá empieza hoy.