EL ÁCIDO FÓLICO PARA CONCEBIR

¿Qué es el Ácido Fólico?

Todos necesitamos consumir alimentos con ácido fólico y más si estás pensando en llevar un embarazo. Esta es una vitamina perteneciente al complejo B, también conocida como vitamina B9 y lo podemos encontrar en las verduras como las espinacas, brócoli, espárragos, etc. Sin embargo también hay tratamientos especializados para poder elevar tu nivel de ácido fólico.

Posibles complicaciones si no tienes un nivel adecuado de ácido fólico.

Las mujeres que están embarazadas necesitan consumir suficiente ácido fólico. Esta vitamina es importante para el desarrollo de la médula espinal y el cerebro del feto. La deficiencia de ácido fólico puede causar anomalías congénitas graves.

¿Cuánto tiempo hay que tomar ácido fólico antes del embarazo?

Lo que se recomienda es entre uno y tres meses previos a la concepción. Esta suplementación debe mantenerse al menos hasta el final del primer trimestre aunque actualmente lo recomendamos llevar hasta el final del embarazo.

¿Tiene efectos secundarios?

Entre los síntomas que pueden aparecer son alteraciones gastrointestinales como falta de apetito, distensión del abdomen, flatulencia y nauseas. Las dosis altas de ácido fólico podrían ocultar un déficit de vitamina B12 lo que atrasaría el diagnóstico del mismo y podrían aparecer síntomas neurológicos.

La edad es importante

Si eres mayor de 35 años necesariamente se tiene que analizar tu nivel de ácido fólico para ver que no tengas problemas en tu embarazo con diabetes preexistentes o gestacional, alta presión arterial y preeclampsia.

Si ya has tenido un hijo con espina bífida.

Tienes que hacer algo de manera diferente para que prepares para tu próximo embarazo. Las mujeres que hayan tenido un embarazo afectado por un defecto del tubo neural podrían tener otro. Quizás necesite tomar una dosis más alta de ácido fólico, lo cual se debe analizar previamente antes de quedar embarazada y durante los primeros meses de la concepción para ver si los niveles de ácido fólico están correctamente bien para el desarrollo del embarazo.