Técnicas de Fertilidad

Inyección Intracitoplásmica

de Espermatozoides (ICSI / PICSI)

Esta técnica se emplea cuando el espermatozoide no puede atravesar la capa exterior del óvulo por distintas razones; por ejemplo, que la capa sea muy gruesa o que el espermatozoide no pueda nadar con energía; en otras palabras, cuando el esperma es muy deficiente en cantidad o velocidad.. En este caso, la Inyección Intracitoplasmática de Espermatozoides, ICSI, se utiliza junto a una fertilización in vitro para ayudar a fertilizar el óvulo. A través de esta técnica se inyecta un solo espermatozoide directamente en el citoplasma del óvulo. Una vez producida la fecundación, las posibilidades de que la mujer dé a luz a un solo bebé, gemelos o trillizos, son las mismas si se someten a la FIV, con o sin ICSI/PICSI. En ese sentido, es necesario precisar que en raras ocasiones la fecundación in vitro no se produce incluso con ICSI, debido a problemas inherentes a los óvulos o a los espermatozoides. En estos escenarios, el especialista en fertilidad les informará sobre el uso de espermatozoides u óvulos de donantes anónimos. En resumen, la Inyección intracitoplásmica de espermatozoides (ICSI) se realiza cuando hay un evidente problema masculino. La fecundación se obtiene usando esta técnica con una muestra de semen o cuando se tengan disponibles óvulos vitrificados.

¿Cómo puede ayudarme el ICSI / PICSI?

ICSI
PICSI

Se recomienda en casos de:

Oligozoospermia: Baja concentración de espermatozoides.
Astenozoospermia: Baja movilidad.
Teratozoospermia: Pocos espermatozoides con la morfología adecuada.

• Fecundación in vitro: Técnica que consiste en la unión de un óvulo y espermatozoide en el laboratorio
para luego ser transferidos al útero de la paciente.

• Inyección Intracitoplasmática de Espermatozoides (ICSI): Se inyecta un espermatozoide directamente al óvulo.