Preguntas Frecuentes

Causas de la infertilidad

Causas de la infertilidad

En nuestro país se estima que el 40% de parejas tienen problemas al momento de intentar concebir. Aproximadamente, 1 de cada 6 parejas en edad fértil se verá afectada de esterilidad. Estas estadísticas conciernen a mujeres menores de 35 años, a partir de esa edad el potencial reproductivo disminuye y después de los 40 años, la posibilidad de embarazo por mes es menor de 10%. Este escenario desfavorable se podría deber a diferentes factores, y sean hormonales o fisiológicos. En el Perú existen clínicas especializadas que ofrecen tratamientos para combatir estos síntomas, pero solo un 5% de dichas parejas son las que acuden al médico en búsqueda de estas alternativas. Muchos de los problemas de fertilidad cuentan con un tratamiento accesible, pero es necesario saber con certeza cuál es nuestro caso para poder seguir el proceso adecuado.

El Dr. Enrique Noriega, especialista en fertilidad, precisa que en primer lugar, es bueno mencionar que la infertilidad es un problema de pareja pudiendo tener muchas causas de manera individual o algunos casos el problema podría estar en ambos. Hoy en día, la primera causa de infertilidad es la postergación de la maternidad por parte de la mujer, postergación que en décadas anteriores no había. Otra causa bastante común a nivel ovárico es la presencia de ovarios poliquísticos; patología bastante común en las mujeres, la cual no permitiría la correcta ovulación.

Como lo hemos mencionado, la infertilidad podría estar presente tanto en el hombre como en la mujer. En relación a este último colectivo, estos serían algunos de los factores que diagnostican un problema de fertilidad femenino:

  • Patologías médicas: Sufrir alguna enfermedad como la endometriosis u ovario poliquístico tendría efectos en la ovulación o disminución de la reserva ovárica.
  • Antecedentes de enfermedades: El virus del papiloma humano o las enfermedades de transmisión sexual (ETS) también afectan la fertilidad en la mujer, aunque hayan pasado años sin sufrir alguna, es importante descartar la presencia de alguna para una correcta historia clínica.
  • Edad: Es importante considerar la edad de la mujer, pues a partir de los 40 años solo se tiene un 8% de probabilidades de embarazo.

En el caso de los hombres, las principales causas de infertilidad son las siguientes:

  • Baja motilidad: Situación en la que los espermatozoides no se mueven lo suficientemente rápido y mueren antes de alcanzar el óvulo.
  • Morfología: En un espermatograma debe haber un porcentaje mínimo de formas normales de espermatozoides caso contrario la probabilidad de fecundación sería menor.
  • Bajo recuento de espermatozoides o ausencia de esperma, también llamada oligospermia y azoospermia respectivamente.

Con el espermatograma podemos valorar la cantidad, motilidad, vitalidad, normalidad de los espermatozoides cualquiera de estos parámetros puede verse comprometido por hábitos nocivos o por infecciones.

Ahora bien, a modo de síntesis, resulta indispensable mencionar que tanto en el caso de mujeres como en el de hombres, existe un porcentaje, en el que a pesar de no presentar ningún problema de fertilidad, no se puede detectar un motivo concreto por el cual no se da la concepción; no obstante, una vez detectada la causa principal ante un problema de fertilidad, el médico a cargo recomendará el método más adecuado de acuerdo al paciente, el cual puede variar desde un tratamiento hormonal hasta una cirugía en casos recomendados.

Respecto a esto, el Dr. Noriega nos explica que a nivel uterino se pueden encontrar una serie de obstáculos mecánicos como pólipos endometriales, miomas uterinos, sinequias o adherencias uterinas, los cuales podrían dificultar una posible implantación. A nivel tubárico si las trompas están obstruidas o ligadas se podría intentar una recanalización para una futura inseminación. También sostiene que parejas con algunos hábitos, como consumir mucho alcohol o que son fumadores, presentan mayores dificultades al intentar concebir. Por ello recomienda llevar un estilo de vida y alimentación sana, pues contribuyen en cierta medida a superar algunos problemas, por lo que es bueno consumir alimentos ricos en vitaminas y minerales, y hacer ejercicio regularmente.