¿Puedo ser padre después de la vasectomía?

¿Puedo ser padre después de la vasectomía?

Actualmente, cuando los hombres toman la decisión de no tener más hijos a futuro, recurren a la opción de realizarse la vasectomía. Es un método anticonceptivo que consiste en la ligadura de los conductos deferentes para impedir el paso de los espermatozoides desde el testículo, en donde son fabricados. Como consecuencia el semen del varón estará falto de espermatozoides, y por tanto, no tendrá capacidad de fecundar.

Si bien es un proceso que se realiza con la idea de ser irreversible, si transcurrido un tiempo de realizarse la vasectomía, el hombre por diversos motivos desea tener descendencia, puede optar por:

  • Vasovasostomía: que consiste en la reparación microquirúrgica de los conductos seminales. Una vez restablecidos los conductos, suele tardar al menos un año en recuperarse por completo la calidad seminal, y además el éxito de la intervención presenta muchas limitaciones.
  • Realizar biopsia testicularasociado a un tratamiento de fecundación in vitro (FIV). Mediante este procedimiento, la muestra será extraída directamente desde el testículo y, una vez disgregada y procesada, se seleccionarán los espermatozoides más apropiados para ser utilizados mediante la técnica de Inyección Intracitoplasmática (ICSI). Normalmente éste es el método recomendado, pues a diferencia del anterior, permite obtener resultados a corto plazo sin tener que esperar a que se restituya la calidad seminal. Esto puede ser especialmente importante en casos en los que la edad materna es superior a 35 años.

Un aspecto importante a tener en cuenta

Aunque con la vasectomía se seccionan  los conductos de salida, sin alterar los testículos, es habitual que la muestra que se recupera en este tipo de pacientes sea de baja calidad, incluso en aquellos con paternidad previa o con buena calidad seminal previo a la vasectomía.

Esto es así debido a que, tras la vasectomía, el testículo tiende a producir cada vez menos espermatozoides, y de peor calidad, hecho que es más asociado a pacientes que llevan vasectomizados más de 5 años. Por ello, las muestras que se recuperan de una biopsia en este tipo de pacientes suelen tener un bajo recuento de espermatozoides, la mayoría de ellos con poca movilidad, y, en muchos casos con morfología alterada.

Además, el tipo de muestra que se recupera mediante este procedimiento es muy diferente en composición y características al eyaculado al momento , lo que hace que no sea viable emplearla para una inseminación artificial. Por este motivo, siempre que se realiza una biopsia testicular para recuperar espermatozoides de un paciente vasectomizado, es necesario recurrir a continuación a la técnica de ICSI, en donde se van a seleccionar aquellos espermatozoides que se encuentren en mejor estado, para ser microinyectados en los ovocitos.

En definitiva, la combinación de la ICSI con las técnicas quirúrgicas de recuperación espermática va a permitir dar solución a los problemas reproductivos en pacientes vasectomizados.

avatar