Yendo en contra del Reloj Biológico.

Retraso de la maternidad:

En los últimos años, han sido diferentes los factores que han influido en el retraso de la maternidadya sea por motivos laborales, económicas, sociales, etc. Sin embargo el organismo no iría al mismo ritmo de las decisiones que cada una toma en su vida, puesto que estudios han revelado que el mejor rango de edad para convertirse en madre es entre los 20 a 30 años. Pero, ¿cuántas mujeres realmente quieren ser madres dentro de ese rango de edad?, por el ritmo de vida actual ya mencionado, muchas mujeres optarían por postergar su maternidad, fuera de ese rango, para brindar prioridad a otros proyectos que desearían cumplir de inmediato.

Aparentemente no habría nada de malo con ello, daría la sensación de que estás tomando el control de tu vida, salvo un aspecto clave: tu reloj biológico. A partir de los 30 años cuando te sientas lista para afrontar la maternidad,  probablemente tu organismo ya no lo estaría. La solución no es sencilla, pero existe.

La Dra. Verónica Quevedo, especialista en fertilidad de la Clínica Concebir, refiere que la edad avanzada en la mujer es una de las principales causas de los problemas de fertilidad y comenta que la reproducción asistida tiene dos objetivos:

  • A la prevención con la vitrificación de ovocitos.
  • Al tratamiento con las técnicas de reproducción asistida.

Nuevos estudios han revelado un procedimiento que brindaría la esperanza de ser madres a mujeres jóvenes con escaza reserva ovárica. Es bueno conocer, además, que aproximadamente un 10% de mujeres sufre fallo ovárico temprano, o coloquialmente conocido: menopausia precoz. Este problema dificultaría el poder ser madre a muchas mujeres, a pesar de su corta edad.

¿Qué técnicas existen?

El instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) en colaboración con el Hospital La Fe de Valencia, lograron conseguir en 2017, 4 embarazos gracias a las prácticas de rejuvenecimiento ovárico realizadas. Este procedimiento es se realiza mediante 2 técnicas:

  • Fragmentación del tejido ovárico por activación folicular: ideal para pacientes con fallo ovárico precoz. El procedimiento consiste en extraer una muestra de corteza ovárica, esta se fragmenta para volver a ser implantada en la paciente. Se trata de una intervención sencilla, posterior a ello se evaluaría si hubo algún cambio en los niveles de la hormona antimulleriana.
  • Infusión de las células madre en la arteria ovárica: este procedimiento buscaría revertir el envejecimiento de los ovarios. La técnica ha sido tan prometedora, que se ha conseguido embarazos espontáneos en mujeres con poca reserva ovárica, tras haberse sometido a este método.

Los resultados se mostrarían sorprendentes, incluso se puede esperar más, ya que las investigaciones sobre este tema, no han cesado.

Si buscas ayuda sobre este tema o mayor información, recuerda que puedes confiar en Concebir, solicitando una cita o animándote a seguir un tratamiento de reproducción asistida con nosotros.

Leave A Comment