Qué es la hormona antimulleriana

¿Qué es la Hormona Antimülleriana?

Uno de los indicadores para valorar la fertilidad femenina es el estudio de la reserva ovárica, es decir, conocer la cantidad total de ovocitos que tiene la mujer en sus ovarios.  La reserva ovárica disminuye a medida que aumenta la edad de la mujer, de manera que a mayor edad existe una menor reserva ovárica y una menor calidad de los óvulos.

El paso del tiempo es clave en la fertilidad porque las mujeres nacen con los óvulos que van tener durante toda su vida. En cada ciclo, la misión biológica del ovario es seleccionar el óvulo más apto para lograr un embarazo; esta función comienza a decrecer a partir de los 35 años y se agudiza alrededor de los 37.

La función de la hormona antimülleriana

La hormona antimülleriana (AMH), es como un reloj biológico, producido por el organismo humano, tanto masculino como femenino y que permite, con un análisis sencillo de la concentración de esta glucoproteína en la sangre, el índice de fertilidad de una mujer y la capacidad fértil de un hombre.

Los valores de la hormona antimülleriana, nos permiten determinar el número de folículos primordiales y, en consecuencia, nos permiten estimar la edad ovárica. Los valores de AMH, de hecho, experimentan una reducción junto con la disminución de los folículos y, de esta manera, pueden usarse como un índice para evaluar la reserva ovárica de la mujer.

¿Cómo se mide la AMH?

Para determinar los valores de la hormona antimülleriana, un simple análisis de sangre es suficiente en cualquier momento del mes, ya que estos no cambian durante el ciclo menstrual. Este examen es de vital importancia si decidimos proceder con un tratamiento de reproducción asistida.  En especial para los tratamientos de alta complejidad, como Fecundación In Vitro, porque nos permite evaluar la tasa de fecundación y nos permite tener información sobre el número y la calidad de los embriones.

Hormona antimülleriana y tratamientos de reproducción asistida

Los valores de la hormona antimülleriana, son particularmente útiles en los casos en que se ha tomado la decisión de iniciar un tratamiento de reproducción asistida. El estudio del nivel de AMH, en estos casos, permite evaluar adecuadamente el protocolo de estimulación y la concentración farmacológica más adecuada para el caso individual y, en consecuencia, permite crear una terapia capaz de maximizar los resultados basados ​​en el caso particular del paciente.

Si deseas conocer tu reserva ovárica o nuestros tratamientos de fertilidad, separa tu cita con nosotros al (01) 221 4214. Estamos a tu disposición.

avatar