/, FIV, Reproducción asistida/Mes de la Mujer: Madres por elección propia

Mes de la Mujer: Madres por elección propia

Mes de la Mujer: Madres por elección propia

Son muchos los motivos que podrían llevar a una mujer querer ser madre soltera. Usualmente cuando pasan los 35 años empiezan a cuestionarse si será muy tarde o si debería seguir esperando la pareja ideal, sin embargo, estos miedos en la mujer pueden minimizarse cuando se asume al reto de ser mamá soltera por elección propia.

En una situación así, es muy común que la mujer se sienta invadida por pensamientos negativos implantados por la sociedad o por parte de su entorno. Es por ello que el soporte psicológico es uno de los principales apoyos que brinda la Clínica Concebir. En nuestro centro cada paciente cuenta con el respaldo de una psicoterapeuta durante todo el tiempo de dure el tratamiento. Actualmente los comportamientos y decisiones de la mujer se han vuelto más liberales y eso les da mayor control, empoderamiento y seguridad sobre sus acciones.

¿Qué se necesita para ser madre por elección propia?

Ser mamá soltera es una decisión que requiere de mucha preparación emocional y económica. Definitivamente es un reto, incluso desde el momento de la concepción. Al no existir una figura paterna, la paciente necesitará un donante anónimo de esperma para conseguir su embarazo ya sea mediante una inseminación intrauterina o un tratamiento de fecundación in vitro.

En Concebir tenemos el banco de esperma más grande del país, que le brindará la facilidad a la paciente de escoger un donante anónimo que vaya de acuerdo a las características físicas que la mujer decida. Todos nuestros donantes no tienen más de 28 años y se someten a un filtro de exámenes médicos y psicológicos con el fin de garantizar la buena calidad espermática de la muestra a donar.

En el caso de realizar una inseminación intrauterina, a la paciente se le introduce el esperma del donante, mediante una cánula delgada, luego el espermatozoide sigue su camino por la Trompa de Falopio donde se fecunda con el ovulo, y finalmente va hacia al útero donde se implanta para iniciar un embarazo.

Hay otros casos más complicados donde la recomendación es  realizar un tratamiento de Fecundación In Vitro (FIV). Algunas causas muy comunes pueden ser que las Trompas de Falopio estén ligadas u obstruidas, que la paciente cuente con un diagnóstico más complicado, o que no haya tenido éxito al  realizarse la inseminación intrauterina en más de una ocasión. Cabe destacar, que el porcentaje de éxito de la FIV con óvulo de la madre y esperma donado puede llegar hasta un 50%.

Es cierto, que para muchas mujeres, ser madre puede significar un sueño complicado de lograr, sin embargo hoy los avances en la reproducción asistida permiten que las pacientes cumplan su sueño mediante métodos que antiguamente se consideraban inviables, por ello es mejor intentarlo y confiar en el servicio que brindamos en Concebir. Recuerda que, si buscas ayuda sobre este tema o mayor información, puedes solicitar una asesoría gratuita o agendar una consulta médica con nosotros.

2019-03-21T09:28:21+00:00Blog, FIV, Reproducción asistida|

Leave A Comment